ENTRADAS

CRACKS

HISTORIAS

VIDEOS

jueves, 1 de agosto de 2013

OSWALDO MARCIAL PALAVECINO

OSWALDO MARCIAL PALAVECINO

Este magnífico goleador argentino pasará a la historia del fútbol colombiano, por ser de los pocos que ha rebasado la barrera de los doscientos (200) goles en el torneo y no fue campeón.

EN EL ONCE CALDAS (1975 - 1976)
Llegó en 1975 para el Once caldas, después de jugar en el Club Atlético Vélez Sarsfield,  el Club Atlético Nueva Chicago  y el Club Atlético Argentinos Juniors de Buenos Aires. Oficialmente en Argentina, tiene un gol con Vélez.

A Manizales llega como llegaron siempre los grandes goleadores a Colombia, es decir, callados, sin nombre, con muchos sueños, escapándole a la dura competencia del fútbol argentino de aquella época, que no vendía sus talentos, por lo tanto figurar era mucho más difícil. Así como Palavecino, llegaron, "la Fiera" Cáceres, Miguel Oswaldo González, Pedro Manuel Olalla, Sergio Galván,Miguel Ángel Converti, Juan José Irigoyen,  Hugo Horacio Lóndero, José María Ferrero, "la chancha" Fernández y Tito Manuel Gómez, entre otros muchos que dejaron huellas imborrables en nuestras canchas.

El primer gol lo hizo de tiro libre al Bucaramanga.

En Manizales empezó a figurar como la solución a la falta de gol del cuadro "albo". Allí se encontró con un equipo que jugaba para él. El gran volante argentino Sergio Cierra y los punteros antioqueños, Nelson Gallego y Antonio Ríos, se convirtieron en los cómplices de un juego perfecto que permitió al Once Caldas clasificar al hexagonal final, quedando 5°, en una de las mejores campañas del equipo en la década del 70.

Foto del Once Caldas en 1976. agachados, a la izquierda, Nelson Gallego, Sergio Cierra, Palavecino y el extremo derecho, Antonio Ríos.

En total, Palavecino hizo 52 goles en 100 partidos. 21 en 1975 y 31 en 1976.  Un gol cada 173 minutos.

GOLEADOR VERDOLAGA (1977-1978 - 1979)

En 1977 fue comprado por el Atlético Nacional de Don Hernán Botero Moreno. Oswaldo Juan Zubeldía le había "echado el ojo" en el torneo anterior, y lo necesitaba para convertirse en el gran finalizador de las jugadas creadas por las estrellas del Nacional. En Medellín, Oswaldo Marcial, encontró el lugar perfecto para vivir, jugar y disfrutar de su cuarto de hora. Salió goleador del torneo colombiano en 1977 y 1978. Visto de esta manera, su alto costo, bien valió la pena. Pagó con creces su valor.
Zubeldía montó una estructura tal, que el equipo verdolaga se convirtió en el único que le luchaba el título del torneo, a Millonarios y Cali, las potencias del momento. 
En Nacional, junto a Pedro Sarmiento, Hernán Darío Herrera, Norberto Peluffo, el arquero argentino Raúl Ramón Navarro Paviato, el peruano Guillermo La Rosa, Iván Darío "chumi" Castañeda, Francisco Maturana, formaron un conjunto que llenaba el Atanasio, y que aunque no consiguió títulos, siempre será recordado por la hinchada nacionalista, como uno de los mejores de toda la historia.
Para los niños de aquella época, Palavecino se convirtió en el goleador a imitar. Para muchos, cuando en 1980, pasa al Medellín, fue un poco difícil de entender. no era posible verlo vestido de rojo.



Atlético Nacional 1978.
Arriba: Sarmiento, La Rosa (Per), Moncada, Maturana, Herrera, Peláez y Candau (Arg)
Abajo: Porras, Peluffo, Palavecino y Raul Navarro.


Atlético Nacional 1979.
Arriba: Sarmiento, Aristizábal, Retat, Herrera, Semenewicz y Palavecino.
Abajo: "chumi" Castañeda, Raul Navarro, Toro,       y Olmedo (Arg)


En total en Atlético Nacional convirtió 100 goles en tres temporadas. 170 partidos. Un gol cada 153 minutos.


NÓMINA DE LUJO EN EL DIM. (1980)

El Independiente Medellín se propuso armar un equipazo para 1980. Incorporó grandes jugadores, pero desafortunadamente, la combinación de estrellas del fútbol colombiano, dio al traste los sueños de la hinchada poderosa. La nómina de lujo estuvo comandada por el goleador del torneo de 1979, el argentino Juan José "el búho" Irigoyen, Ernesto Díaz de Santa Fé, los argentinos Manuel Benjamín Pereira, Fernando Donaires, y por supuesto, Palavecino, quien venía del rival de patio Atlético Nacional, reemplazado por Eduardo Vilarete, quien había regresado del Bucaramanga.
Se esperaba mucho de este equipo. En el torneo apertura, quedó 11° con 22 puntos en 26 partidos jugados. En el torneo finalización, fue 5° del grupo B con 20 puntos en 21 partidos. Esto no le alcanzó para los cuadrangulares finales, y en la reclasificación fue 12°, superando sólo a Quindío y Bucaramanga. Una lección más de que lo importante es el equipo y no la nómina. 




Dim 1980:
Arriba; "galpón" Estrada, "la coneja" Acosta, Julio Comesaña (Uru), Álvaro Escobar, Manuel Benjamín Pereira (Arg) y Fernando Donaires (Arg)
Abajo: Ponciano Castro, Palavecino, Juan José Irigoyen (Arg), William Ospina y Ernesto Díaz.

EN SANTA FE (1981)
En 1981, Independiente Santa fé, consciente de la falta de gol, contrata a Palavecino. Allí otra vez se sintió acompañado y salió como el segundo goleador del torneo, con 21 goles, 8 menos que el primero, el Argentino, Víctor Hugo Del Río. Compartió equipo con Alfonso cañón el máximo ídolo del cuadro cardenal,  y con un gran delantero, como Miguel Ángel Converti, con el cual armaron una dupla a la que todos los defensas y arqueros temían.


                                                     



Independiente Santa Fe 1981.
Arriba: Mina Camacho, Fdo Herrera, Radamel García, Aldo Rodríguez (Arg), Miguel Escobar y Palavecino
Abajo: Eladio Vásquez, Víctor Palacios, Alfonso Cañón, Rolando Tovar y Miguel Ángel Converti (Arg).




Arriba: Basílico González, José Luis Carpene,               ,                  , Miguel Escobar y Rolando Tovar.
Abajo: Eladio Vásquez, Palavecino, Converti, Rodríguez y 


EN MILLONARIOS (1982)

En 1982, cambia de orilla en la misma ciudad. Llega a Millonarios, el equipo de mayor historia en ese momento en el fútbol colombiano. El cuadro "embajador" armó un buen equipo con una nómina llena de buenos nombres entre los que se destacaban los argentinos recien llegados, como Alberto Pedro Vivalda, un arquero de grata recordación, Jose Daniel Van Tuyne, Central rosarino de excelentes condiciones, Alejandro Esteban Barberón, estelar puntero derecho, que perteneció a Independiente Campeón de Copa Libertadores, además de Didí Alex Valderrama, quien llegó para el octogonal final. Y en el equipo ya estaban Molina, Pimentel, Germán Morales.  
Un gran equipo que fue superado por el América de Cali y el subcampeón Tolima.

Palavecino convierte  19 goles,  siendo el goleador del equipo.



Millonarios 1982
Arriba: Vivalda (Arg), Van Tuyne (Arg), Molina, Pimentel, Umaña y Prince
Abajo: Barberón (Arg), Palavecino, Carlos Ángel López (Arg), Didí Valderrama y Germán Morales.



EN LA FRONTERA (1983)
El Cúcuta Deportivo en la década del 80, se caracterizó por contratar jugadores de mucho cartel, pero que en su mayoría, estaban de retirada. Este es el caso de Palavecino, quien llegó en 1983 al Cúcuta, compartiendo equipo con jugadores de la talla de Ponciano Castro con quien había jugado en el DIM, con Luis Landaburu arquero Argentino, y otros argentinos que llegaron y se fueron sin pena ni gloria, como:Dante Alberto Lugo, Óscar Lalli, Marandet y Franceschini.
Cúcuta fue último, sin embargo nuestro goleador convirtió 17 goles




Arriba: Pedro Juan Ibargüen, Edgar Zambrano, Ramón "tomate" Gómez, Romero, Carlos Cañón, Luis Landaburu y Rafael Casadiego.

Abajo: Soto, Palaveccino, Hernando "mico" García y John Jairo González.

En 1984 regresó a Millonarios pero casi nunca jugó. se lesionó y fue suplente de Funes e Iguarán.
En 1985, integró la plantilla del Tolima pero jugó muy poco.

 
Copyright © 2013 BOTEFÚTBOL
Distributed By Free Premium Themes. Powered byBlogger