ENTRADAS

CRACKS

HISTORIAS

VIDEOS

domingo, 25 de agosto de 2013

GARRINCHA EN ATLÉTICO JUNIOR.

¡Garrincha jugó en Junior, 

un día como hoy, hace 45 años!

Crónica de Estewil Quesada para el periódico El Tiempo, Hoy, 25 de Agosto de 2013.


El Bicampeón del mundo lució la camiseta de este club el domingo 25 de agosto de 1968, en Barranquilla.

¡Bomba! De esa manera cayó la sola posibilidad de su llegada a Barranquilla. El desaparecido periódico local Diario del Caribe tituló en una de sus páginas deportivas del martes 6 de agosto de 1968: 'Junior estudia contratación de Garrincha'.
El bicampeón mundial de mayores con Brasil, el hasta hace poco uno de los dos mejores futbolistas del mundo --al lado de Pelé-- y el mejor puntero derecho en la historia era, para el equipo barranquillero como lo decía el cuerpo de la información, algo impensable.
“... No llegó acuerdo con Boca Juniors, en que estuvo entrenando varias semanas... Hubo (antes) interés (por él) de Inter de Milán, Racing, Nacional de Uruguay y Millonarios...", registró el diario, con un dato más: “pidió dos tiquetes".
Desde entonces, en la capital del Atlántico no se habló de otro tema. Se recuerda que el comentario más frecuente y creíble era que se trataba de una noticia para alegrar a los aficionados del equipo que aún no bordaba una estrella en el escudo.
Pero tres días más tarde, el viernes 9, se dio el negocio, luego de que Manoel Dos Santos -como era su nombre que derivó al apodo de 'Mané'--, conocido también como 'La alegría del pueblo', aceptara la contraoferta del Junior de bajar de 800 a 600 dólares por partido disputado -ese era el acuerdo-, pagando el club el hotel y demás gastos, más dos boletos en avión. Diario del Caribe tituló el sábado 10: 'Definida la contratación de Garrincha'.
--El solo anuncio de que era una posibilidad me sorprendió. Imagínese cuando dijeron que era cierto. Un jugador de esa elite, tan mundialista con nosotros, era toda una noticia agradable --recuerda Hermenegildo Segrera, entonces con 23 años y defensor central de ese Junior, quien hoy sigue trabajando en el fútbol: como manager del Club Bastidas de su natal Santa Marta.
                                                                                       * * *
Con sangre en su mayoría brasileña, 'Los Miuras' (ojo todavía no eran 'Los Tiburones') regresaron al profesionalismo en 1966, tras desaparecer 13 años antes por inconvenientes económicos. Un grupo de amigos se dio a esa tarea luego de las eliminatorias mundiales de 1965, disputadas en Barranquilla.
--Quisimos dar un golpe positivo para la afición con la venida de Garrincha y, la verdad, que no resultó tan difícil --sostiene en medios de risas el ahora retirado Arturo Fernández Renowitzky, presidente de ese Junior--. El motor de su llegada fue el directivo Carlos Ariano. Fue el de la idea y el de la contratación. Todo fue a través suyo.
Garrincha no llegó ni el lunes 12 de agosto ni el martes 13, lo cual llenaba de razones a los escépticos. Solo lo hizo el lunes 19, al día siguiente de la derrota 2-1 como visitante del Junior ante Medellín, con los periódicos hablando más de su vida extradeportiva y en especial de la relación amorosa con la cantante brasileña Elsa Soares, por quien dejó a su esposa e hijos.
"En este viaje he venido solo. Por eso es que lo he sentido bastante largo y pesado", declaró a la prensa el jugador, de 32 años, que dijo estar en 76 kilos, 4 por encima de su peso, pero que en tres días bajaba. Agregó que no se considera un jugador quemado y que Elsa Soares llegará el próximo lunes a Barranquilla. Un antetítulo dice en el Caribe: 'Es necesario!'.
Llegó a las 7:55 de la noche en un jet, procedente de Bogotá, con 50 personas. Vestía pantalón oscuro y camisa gris con rayas azules horizontales y un buzo especial para bajar de peso. Se requirió de la intervención de la Policía para sacarlo de entre 2.000 aficionados que llegaron hasta la nave, rompiendo las rejas que separan la sala de recepción con la pista de aterrizaje del viejo aeropuerto de Soledad.
Subió al automóvil de Guillermo Marín, relacionista público del Junior -donde iba el también directivo Alberto Mario Pumarejo, José Betancurt (?) y el periodista de Diario del Caribe (posiblemente Carlos Castillo Monterrosa)-- y salieron para el hotel Majestic. "Aquí estaré hasta noviembre y volaré a Estados Unidos, donde Elsa actuará... Elsa es parte de mi vida e interviene en mis decisiones", reveló a Diario del Caribe.
                                                                                     * * *
Tres mil personas asistieron al entrenamiento de la tarde del martes 20 al estadio municipal. El jugador aseguró que tenía 25 días sin tocar la pelota y los músculos le dolieron un poquito. ´"Contratar a Garrincha es algo que nos parece de otro mundo", aseguró Joaquín Pardo, juniorista que llegó a la práctica tras una gira con la selección nacional que iba a los Juegos Olímpicos de México.
--Sí parecía de otro mundo --afirma ahora Carlos Peña, defensor del Junior, que a los 70 años se recupera luego de ser arrollado por una moto en Barranquilla--. Era una gloria del fútbol brasileño la que entrenaba con nosotros. Y era uno más, sin arrogancia, solo con humildad, aunque llegó un poquito gordo.
El cupo de extranjeros era nueve y Junior tenía 10 con él. Aprovechando que al argentino Adolfo Vásquez lo operaron del pómulo izquierdo, el brasileño fue inscrito la mañana del jueves 22. Por la tarde, luego del entrenamiento de 45 minutos con 10 mil personas en las gradas, el director técnico, el uruguayo Luis 'Marciano' Miloc, confirmó su debut el domingo como local frente a Santa Fe, en la décima fecha del Torneo Presidente de la República.
--Miloc me dijo ese jueves que marcara la punta izquierda, pero le dije que no --recuerda Othon Alberto Dacunha, brasileño titular de la punta derecha que se quedó viviendo en Barranquilla y trabaja a los 70 años con el fútbol aficionado tras pensionarse como entrenador del Junior--. Le dije que un criollo defensor merecía tener el honor de actuar en ese equipo de Garrincha.
La llegada del papa Pablo Sexto a Bogotá, de ese jueves, pasó a un segundo plano en Barranquilla. El estreno del bicampeón del mundo acaparó la atención. "Jugaré con todo lo que sé", aseguró la estrella brasileña, mientras desde Bogotá, el señalado encargado de controrarlo, Edwin Castillo, declaró: "Reaparezco el domingo, tocándome la difícil misión de marcar a Garrincha. Jamás he sentido tanta responsabilidad".
                                                                                 * * *
Como siempre ocurrió en el Romelio, en los partidos claves, desde la mañana del domingo 25 de agosto las gradas se colmaron con 24 mil personas --que impusieron marca en recaudación de 370 mil pesos-- esperando el pitazo inicial del árbitro Omar Delgado a las 3:40 de la tarde.
"Aquello fue impresionante: ¡Qué ambiente previo!", sostiene Arturo Fernández. "Era Garrincha y más nada", comenta Peña. "Yo me deleitaba en el banco viendo la locura de la gente", manifiesta Dacunha. "Todo era un sentimiento juniorista puesto en los ojos de la estrella brasileña", dice Segrera.
--Antes de saltar a la cancha, nuestro técnico Rubén Bravo nos recordó la recomendación: "no lo pierdan de vista, porque así pesado y menos rápido que Dacunha, no deja de ser un peligro" --recuerda el defensor central barranquillero Gualberto Maya, que una semanas antes pasó del Junior al Santa Fe, y actuó como titular cerca del lateral izquierdo Roberto Prieto, encargado finalmente de marcarlo--. El técnico también nos recomendó "no cometer faltas cerca al arco para evitar un cobro suyo".
Ese Junior histórico con Garrincha en el ataque por la punta derecha formó con Mario Thull (uruguayo); Arturo Segovia, Nelson Díaz (mundialista uruguayo), Hermenegildo Segrera, Carlos Peña; Rolando Serrano, Mario Moreno; Oswaldo Pérez (argentino), Ayrton y Eduardo Texeira Lima (ambos brasileños).
Un tiro libre de Garrincha con sello de gol exigió al arquero Heriberto Solís a los 2 minutos. Después desbordó a Prieto y se cansó de lanzar centros, que no lo aprovecharon. Santa Fe ganó 2-3, con goles de Delio Gamboa (20 PT) y de Alfonso Cañón (40 PT y 30 ST), mientras en Junior anotaron Lima (17 PT) y Ayrton (1 ST).
"El hizo su trabajo. Ni Pérez ni Lima acertaron en los tiros al arco", dice Peña. "Fue un show verraco", dice Dacunha. "Estaba bajo de forma, pero creo que cumplió. A nosotros nos tocó trabajar duro", resalta Maya, que esa noche compartió con Garrincha en el Majestic -donde casualmente se alojó Santa Fe-- y el brasileño le propuso comprarle el revolver 32 largo que aún hoy conserva el barranquillero, de 74 años y un agradecido de la Armada Nacional por permitirle jugar fútbol siendo suboficial.
                                                                                 * * *
Garrincha entrenó con los suplentes a medias durante la siguiente semana y reconoció que se pondría en forma para el segundo partido, descartando ir a Cúcuta. Fernando Insignares, columnista de Diario del Caribe, criticó las declaraciones de Miloc al diario El Heraldo, en el sentido que alineó al brasileño porque la afición estaba comprando boletas para verlo actuar y el jugador dijo que podía hacerlo. "No era decisión de Garrincha, era suya", aseguró 'Don Fer', como firmaba Insignares.
En ese compartir escaso con el brasileño, a Segrera le llamó la atención que en un almuerzo le echó media botella de picante a su alimento y como si nada. Maya confirmó lo que antes, sin saber que lo tendría de rival, le dijo el técnico brasileño Marinho: era distraído, tanto que salía de viaje internacional con un maletín de mano. Y Peña sostiene que una vez fueron a un cumpleaños, después de una práctica, y, totalmente irreverente, tomaba tragos de whisky grandes.
Efraín 'Caimán' Sánchez, ya retirado como arquero y entonces director técnico de la selección Atlántico, dice que un día, luego de una práctica, fue al Majestic y lo encontró, en la piscina, con otro brasileño con dos canastas de cervezas ya consumidas. Y lo increpó. Garrincha contestó: "A mí que me ponga a jugar que yo resisto".
Dacunha, que lo conocía de Brasil, lo llevó varias tardes a su casa en Ciudad Jardín, frente al Club Alemán, para hacerle entretenida su estadía y le ofreció feijoada. Sin embargo su cabeza, según el concepto general de todos los citados en esta nota, estaba en Río de Janeiro.
En el estadero La Tiendecita, en medio de una botella de licor que registra la foto en que también aparece el directivo Guillermo Marín y el futbolista Ayrton, el periodista y escritor Álvaro Cepeda Samudio lo entrevistó para el histórico reportaje publicado en EL TIEMPO y Diario del Caribe, el viernes 6 de septiembre. En el mismo, hay este diálogo, que también es bomba:
--¿Cuándo viene Elsa?
--Elsa no viene. Yo me voy.
Peña no recuerda si se despidió de ellos. El directivo Carlos Ariano se encargó de su partida. "Me voy pero regreso al Junior", dijo. Y se fue el miércoles 11de septiembre, sin volver, muriendo a los 49 años, el 20 de enero de 1983.
--Su vida era disipada por el alcohol y no se cuidaba. Le costaba estar lejos de la cantante, de su mujer (Elsa Soares) --afirma hoy Arturo Fernández, el presidente de hace 45 años, para retratar en ese momento a quien fue calificado en el 2004 como el octavo mejor futbolista de todos los tiempos, según la IFFHS--. Jugó aquí porque así lo quiso un grupo de románticos soñadores.

ESTEWIL QUESADA FERNÁNDEZ
EL TIEMPO
BARRANQUILLA
 
Copyright © 2013 BOTEFÚTBOL
Distributed By Free Premium Themes. Powered byBlogger